Me sigo engañando

Cuando sonrío para borrar mi tristeza, para pasar por alto las faltas, para no gritar lo malo  y no puedo; entonces, es un engaño. Cuando digo que ya no  quiero, que ya olvidé y que ya superé mi pasado y sé que no es verdad; entonces, es mi engaño. Cuando quiero creer que las personas cambian,  que el amor vence todo y que en mi historia habrá un happy ending; todo es un verdadero engaño.

Pero qué puedo hacer si fui una ilusa que creyó en las frases de cajón, en los encuentros furtivos, en las relaciones abiertas, en los corazones compartidos y en los recuerdos de amor.

Ahora solo quiero creer que aún tienes algo de mí,  que al ver esas letras puedas recordar que están impregnadas en la eternidad; que cuando prendas esa vela, enciendas la llama del amor y que cuando veas esa foto mires el brillo en nuestras miradas.

Pero me digo: “Didis, y te sigues engañando”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s