Eres parte de mi blog

Cierro un capítulo de mi vida para empezar con nuevas historias, aventuras, alegrías, emociones, pero no con otro “tú”, otra persona a quien escribirle (para que no lea).

Te confieso que prendiste una chispita de ilusión en mi corazón, pero tenía en los labios las palabras para que el momento se quedé congelado y tuviste que robármelas. Maldito orgullo herido, siempre quiero ser la primera, pero esta vez tú me ganaste y también me confundiste.

No entiendo cómo puedo pretender sentir algo si mi cabeza dice no, no. Si incluso tú piensas lo mismo que yo: probar el helado, pero no llevarte la heladería. Y no sé ¿cuál es el problema?, si ambos queremos lo mismo ¿pero será que sentimos también lo mismo? Esa es la incógnita de la cual no quiero saber la respuesta.

Es más, no quiero saber nada. Puedo conformarme con el recuerdo,  puedo seguir como antes, puedo entenderte, puedo guardar lo que no quiero sentir, puedo pretender no querer sentirlo, puedo olvidar que quería pretender, puedo confundirte yo también, puedo todo. Pero no puedo aceptar que una mirada (que no olvido) y un beso (que me gustó) te hagan parte de mi blog…

Y mucho menos de mi vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s