Rompiendo estereotipos amorosos

“¿Por qué mis relaciones amorosas no funcionan?” “Siempre me fijo en quien no me conviene” “No sé porque me enamoro de ese tipo de personas”; de seguro algún momento hemos escuchado o dicho estas frases, en especial, cuando atravesamos una decepción en el plano del amor. En esos instantes no encontramos razones que justifiquen por qué a menudo nos involucramos en relaciones perjudiciales o que no llegan a ningún lado. Sin embargo, en la mayoría de los casos se debe a que, inconscientemente, vivimos una y otra vez relaciones estereotipadas.

La palabra estereotipo originalmente se utilizó para denominar una impresión tomada de un molde que se utilizaba en la imprenta, en reemplazo del tipo original; por lo cual, luego se lo consideró metafóricamente para referirse a una imagen o idea previamente establecida y concebida como inalterable. En el ámbito amoroso, un estereotipo se refiere a un ideal que se tiene del amor o de la otra persona, formado, ya sea, por el entorno familiar, social, mediático, religioso, etc. que nos predispone al momento de buscar pareja o empezar una relación.

La presencia de esterotipos amorosos pueden devengar en dos situaciones. La primera es que se tiene una idea fija de lo que se espera, pero en ciertos casos, los requerimientos pueden excederse a la realidad; es decir, la persona busca la perfección o un conjunto de cualidades que no siempre van a ir a la par y, al final, no termina involucrándose en una relación porque ninguna satisface sus expectativas.

La segunda es cuando se aferra tanto, de forma consciente o sin darse cuenta, a la imagen que se tiene de una pareja (física o interiormente). Lo que respecta al aspecto físico no genera mayor problema porque cada quien sigue una línea de gustos, aunque no tendría nada de malo guiar el interés a otros puntos de atención. Pero, lo que concierne a la forma de ser es muy importante para decidir tener una relación; algunas personas, pese a haber sufrido decepciones por defectos o incompatibilidades con sus ex parejas , insisten en relacionarse con gente que repiten los mismos patrones de comportamiento.

Una relación amorosa saludable nunca puede estar encasillada; nuestros padres, desde pequeños, nos enseñan con qué tipo de personas debemos codearnos; el entorno social nos induce a llevarnos con unos y  con otros no; mas el amor no debe tener reglas establecidas para abrir la puerta a alguien.

Es hora de que rompamos nuestros estereotipos amorosos y tengamos una visión más amplia y no tan perfecta de la relación que queremos; para dejar de fijarnos en esas acciones que siempre nos atraen pero que a la larga nos terminan lastimando, porque de seguro, hay cualidades que no hemos considerado pero podrían ayudarnos a ser felices. Tal vez el que terminemos una y otra vez con una pareja, se debe a que siempre tropezamos con la misma piedra y nos hemos acostumbrado tanto a ello, que ya ni sentimos el dolor del tropiezo. Pero si algo nos va a doler, que sea el puntapié con el que quitemos a esa piedra del camino.

Anuncios

2 pensamientos en “Rompiendo estereotipos amorosos

  1. Pingback: Cuando tú quieres, ya no « Didis vie desde mi inexistencia

  2. Pingback: No desearás la mujer/hombre de tu prójimo « Didis vie desde mi inexistencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s