Me declaro culpable

Por todas las noches en que preferí quedarme leyendo un libro; viendo esa película que, según yo, jamás la podría volver a ver; o conversando y desvariando en mi mundo, sin fijarme que la noche ya iba transformándose en madrugada.

Por todas las cartas que inspiré, las que fueron correspondidas y las que no eran correspondientes; por las canciones que me dedicaron y algunas que me dediqué a echarlas al olvido; por las llamadas a la madrugada que se registraron como perdidas en mi celular y por aquellas que nunca me preocupé de devolverlas.

Por todas las peleas en que me involucré para defender mis convicciones, esas de las que huí por temor a perder y aquellas que están pendientes para seguir construyendo mi vida. También por los malos entendidos que, con o sin intención, surgieron de mi forma de ser: tan sencilla, descomplicada y sin convencionalismo, y causaron gigantescas polémicas que van desde mensajes “anónimos” a escándalos en estado de ebriedad.

Me declaro completamente culpable de confiar en las personas hasta que me demuestren lo contrario, de preocuparme demasiado por quienes me rodean, de esperar la misma atención que presto y de demostrar con hechos lo que digo o escribo. Y es que nunca me arrepentiré de no quedarme callada, de mantenerme firme cuando tengo la razón, de admitir cuando me equivoco y, principalmente, de luchar por lo que quiero y defenderlo hasta el final.

Anuncios

Un pensamiento en “Me declaro culpable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s