The End

Armó su maleta, tomó la carta de despedida, me miró (de esa forma) por última vez, se dirigió a la puerta y no me regresó a ver.

Seguro esperaba un final feliz sin falsas promesas, ecos del pasado, ni discusiones sin solución. Un final para recorrer nuevos senderos, soñar, volar, quizás amar, a alguien que no tiene denominación, pero que tampoco está encasillada en palabras socialmente correctas; simplemente a ella que le pueda dar otro tipo de final. Porque  yo no creo en finales buenos ni malos cuando se trata de amor, solo en transiciones, cambios o renovaciones… palabras que ni siquiera le deben de sonar.

Pero si él quería algo de “feliz” en esa historia que acabó, pues lo justo es darle el toque especial que las películas sin continuación deben tener.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s