Carta para una conocida

Ahora soy yo la que no sabe cómo empezar y se siente rara; la verdad me siento mal porque no soy de las personas que callan las cosas. Tal vez por ideas inventadas, consideraciones inocuas o, simplemente, un temor absurdo, me perdí en mi silencio y con ello afecté a quienes aprecio; porque aunque no me creas te llegué a apreciar montón y cada instante que traté contigo fue sincero.

Tú me contaste tu historia de desamor y para mí fue muy difícil asimilarla y vivirla a la par contigo, porque yo sentía algo muy fuerte por la persona involucrada, que no lo supe hasta el momento en que lo vi y compartimos muchas cosas; pero lo que tú me contaste y el estar en el medio del problema, puso una barrera en mi mente que no me permitía vivir plenamente lo que estaba sintiendo.

Esos pocos días que estuve con él, fue creciendo en mí un sentimiento, pero sabía que llegaría una inevitable despedida y, pese a que él demostrara que también sentía algo por mí, lo nuestro era complicado. Si contigo, que estabas relativamente cerca, las cosas marcharon mal, ¿cómo iba a ser conmigo?

Yo regresé a Ecuador, conversábamos como siempre y, a pesar de la distancia, estábamos más cercanos que no podía evitar ese sentir; hasta que nos dimos cuenta que nos enamoramos y decidimos intentarlo. Durante ese tiempo, las conversaciones que teníamos sobre él me ponían mal, porque por lo menos a mí, él no me había mentido, pero estaba viviendo una versión similar a la tuya y debo admitir que no me sentía cómoda con eso.

Sin embargo, así como tú, decidí confiar; primero porque es vital en una relación, segundo porque yo sentiré que por mi parte no fallé y tercero porque somos seres humanos y si cometimos errores en el pasado, no podemos llevar una etiqueta de por vida. Seguro dirás que soy una tonta por creerle y quererlo, pero lucharé hasta el final por lo que siento.

Capaz no lo entiendes, pero no es el punto. El objetivo de este escrito es hacerte saber que nunca te he mentido ni he actuado con malicia, porque tú me demostraste que eres una persona muy valiosa y compartiste conmigo cosas muy profundas, al igual que lo hice yo. Es una situación difícil, por eso callé; pero no lo iba a ser por mucho tiempo, principalmente, porque no quería perder tu amistad. No sé si ahora es tarde, pero nunca estamos a deshora para rectificar los errores y perseverar por lo que vale la pena.

Te envío muchas bendiciones, porque sé que siempre Dios te cuida y te ha indicado la senda a seguir. Así hará conmigo, por lo menos ahora me guió a dar otro paso bueno.

Con cariño,

Di

Pd: Y si el no hablar con desconocidos significa también no confiar en ellos, creo que confiaste porque ya no era una desconocida. 

Anuncios

Un pensamiento en “Carta para una conocida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s