Nos hablamos pero…

Mi blog se ha conformado de notas de mi cotidianidad, de inconformidades y de sueños por realizar. Como buena escritora mi propósito ha sido expresarme y obviamente llegar a algún lector. Sé que algunos de mis compañeros lo leían ya que había discusión sobre algún tema “coyuntural”; también había un par de comentarios que me animaron a seguir escribiendo y un día como hoy hace 2 años, mi blogósfera tenía algo más de 7 meses y un comentario con un toque distinto.

Un ser sin rostro pero con un pensamiento coherente se conectó conmigo: Alguien que escribió y ya, alguien que nunca conoceré, alguien más en este mundo, pensé yo. Quizás lo que hizo la diferencia fue su frase final: Espero tu respuesta. Aunque él tampoco me conocía, esperaba algo de mí, quizás algo que yo le podía dar.

Unas breves palabras que aclararan mi punto de vista más su nueva respuesta iniciaron un tipo de discusión, que me dio la impresión de que podía profundizarse o extenderse ¿Hasta dónde, hasta cuándo? Ninguno de los dos lo sabíamos. Del blog pasamos a las conversaciones instantáneas, que suscitaron diálogos de todo tipo, desde conflictos amorosos hasta problemas sociales, con nuestros lados críticos, a veces opuestos, pero siempre con una conexión inexplicable.

La extraña relación crecía entre celos injustificados, percepciones erróneas, incredulidades, que se empequeñecían cuando nuestra imaginación podía hacer que él tomara un vuelo en minutos a Quito y yo disfrutara de reuniones en casa de amigos, cuando unas horas se hacían muy poco para lo mucho que había por decir, cuando una canción era el eco de su voz desconocida y cuando el cariño mudo nos estremecía.

Llegó el momento en que al fin nos conoceríamos; la expectativa e ilusión de ese día eran grandes.  A lo lejos lo vi y nunca lo sentí como un extraño o desconocido, sabía que era él, y al momento de abrazarlo, algo que fuimos construyendo se manifestó. Ya ni nosotros mismos pudimos negar que nos unía un sentimiento más fuerte que toda explicación lógica, distancias y tradicionalismos.

De eso también ya ha pasado algún tiempo y las cosas no son iguales; nos hablamos pero…

Ahora sabemos que sí será, volcados en la ilusión, me quedó por siempre….

Y la distancia no le ganó al amor, ya no te veré solo en el monitor.

Anuncios

Un pensamiento en “Nos hablamos pero…

  1. Habías planteado preguntas en aquel post, lo justo era responderlas, aunque hayan sido más preguntas. Recuerdo también que reclamaste más posts en mi blog; en ese entonces no hubiera seguido publicando de no ser por ese comment.
    Lo cierto es que nos encontramos cuando debiamos encontrarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s