Simplemente no

“Escucha una cosa que te voy a decir, aunque te duela el alma como me duele a mí: Podría engañarte si se me diera mentir, el caso es que no puedo enamorarme de ti”.

Hay cosas que por más que el mundo parezca ponerlas en bandeja de plata, los demás las apoyen o queramos hacerlas, simplemente no se pueden.

Y no se pueden porque no nacen del alma, no tienen ese soplo de vida, ni dibujan una sonrisa en la cara que nos motiven a luchar por ellas. Tal vez, algo muy adentro nos dice que no valdría la pena, pero no como una excusa para darnos por vencidos antes de intentar, sino como un presentimiento o intuición, que saben más de lo que los ojos alcanzan a ver

Sé que algún día él podrá, pero no será conmigo porque mis alas se abrieron a otro cielo y las suyas aún están intentando aletear. Lo único que puedo es verlo desde lejos para ver si encuentra su lugar, apoyarlo por si su vuelo se trunca con el viento e impulsarlo a que lo vuelva a intentar.

Después de todo, hay cosas que si se pueden, pero simplemente no se sienten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s