La mala del cuento, soy yo

Sí, lo admito, la mala del cuento… ¡Soy yo!  Y no porque carezca de bondad, simplemente no tengo falsa compasión: No me conmuevo con el dolor ajeno, por lo menos, hasta no vivirlo con esa persona.

Si alguna vez no reí con el triunfo de alguien o no lloré por su desgracia fue porque en mi lejanía, no alcanzaba a hacerlo; para ello tenía que recorrer un camino de vivencias que lo vuelven a uno sensible, condescendiente, comprensivo, pero nunca gil. Porque algunos piensan que defenderse y no dejarse ver la cara es ser malo; pues hay que aclarar que una cosa es ser cauto y otra, idiota.

Y tal vez alguien me puso a la defensiva y con los demás no me atreví a bajar la guardia. Lo siento si les hice pensar que actué con maldad, solo seguí a mi instinto de protección. Seguro me dirán que no hice nada para remediarlo ¿ya para qué? Lo único que hice y siempre haré es construir nuevos panoramas, que ya no tengan ese tinte de lo individual que se confunde con el mal.

Hoy vivo en nuevos cuentos y trato de dejar mi papel, aunque los demás se empeñen en recodarme mis parlamentos. Tal vez aún tengo algo que me hace lucir como antagonista… Voy a probar arrancarme la piel para verme mejor por dentro, quiero entender que es lo que me hace ser siempre el malo del cuento. 

Y lo único que entiendo es que todos somos seres humanos causa y efecto.


Anuncios

4 pensamientos en “La mala del cuento, soy yo

  1. En ese caso es bueno ser la mala del cuento, nunca podemos satisfacer a todo el mundo, eso es casi imposible, a menos que guardes tu persona, la escondas en un cajon y entregarte a merced de todos, eso significa ser debil y una persona debil no es persona…
    me gusta ser la mala del cuento!!

    • No había visto que por complacer a los demás también podemos ser etiquetados como malos o buenos, tienes mucha razón. Como tú dices, no podemos guardar nuestra esencia y a veces por ser nosotros mismos, nos pueden prejuzgar. Hay que considerar que en este caso hago referencia a lo de mala, en un sentido de romper convencionalismos.
      Gracias por el comentario.

  2. Exactamente!! no se es malo por hacer daño, los demás lo ven así porque queremos seguir con muestros sueños, nuestros propios objetivos de vida y no lo que los demás quieren para uno….
    Esta vida esta llena de gente buena y mala, todos quieren entrar en tu vida pero llega el punto en que se pasan manipulandola a su conveniencia y cuando se trata de evitarlo empiezan los problemas; la clave, creo yo, es la fortaleza de espiritu y la seguridad de que todo lo que haces, lo haces por tu bien…
    La vida te llena de conocimientos por las experiencias diarias, solo tenemos que sacar lo mejor de ello.
    Saludos Diany!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s