Pasado, pisado y contado

Así no me cuentes o me cuentes mil veces tu pasado, no se podrá cambiar, así como tampoco, el mío. Nuestras vidas son como un libro: Antes de empezar a leer el primer capítulo, hay que recordar que tenemos un prólogo, que muchas veces nos puede facilitar la lectura del texto completo.

Pero para ello debemos de dejar de lado nuestra condición (mala condición) de jueces que pretendemos juzgarlo todo, cuando ya no tiene sentido hacerlo. Si algo hay que destacar del pasado, prefiero que sean las cosas buenas que cada una de las vivencias han dejado en ti y ahora soy yo quien puede disfrutarlas.

No sé si tu pasado o el mío están latentes o si algún rato volverán, obviamente como otra versión que el destino quiere citar, pero la verdad no me importa. El pasado solo influirá en la medida en que nosotros dejemos que lo haga.

Un día quiero sentarme a tu lado sin mencionar ninguna palabra, tal vez tenga esa sensación de que quieres contar algo, pero no diré nada.  Me mantendré silente esperando a que quieras contarme tu pasado, dibujaré una sonrisa cuando quieras escribir conmigo tu presente y pisaré a paso firme para eternizar nuestro futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s