Cronos, no me hagas mal tercio

El tiempo pasa inevitablemente; así nos guste o no. Unos días despierto y siento que me faltan horas y otros, que los minutos parecen una eternidad. Así su paso me parezca rápido o lento, debo admitir que algunas veces me ha hecho mal tercio, es decir, se ha hecho latente donde no debía estar.

Recuerdo perfectamente el último día de clases de la universidad hace 2 años, también el último día del colegio hace casi 6 y un poco de cuando terminé la escuela, que pronto serán 12 años. Por lo menos el tiempo es menos cruel en llevarse los recuerdos, pero no es igual con las personas: A algunas las envuelve con su manto de las ocupaciones y la cotidianeidad.

No sé cuántas personas cercanas a mí se han perdido en el tiempo y lo peor es que aún no se dan cuenta de ello. Quizás no es su culpa, sino que el tiempo nos pesa más.

Cronos, no me hagas mal tercio y déjame volver a ver a mis amigos, sostener una plática sin ver el reloj, no fijar citas, no planear encuentros… Déjame vivir la espontaneidad.

Hagamos un trato: Puedes quedarte y visitar a mi familia, amigos, a quien quieras; pero yo me daré un tiempo para rescatar lo que quieres alejar, porque permíteme decirte que tu manto me queda fatal.

blog.espol.edu.ec/vicenteriofrio/tag/blog/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s