No Happily Ever After

No dije un Sí, ni firmé un papel para amarte incondicionalmente y desear compartir el resto de mi vida a tu lado. Esas son puras formalidades. Te entregué parte de mi vida ya desde antes y sabía que quería estar contigo hace mucho tiempo. Nunca te lo dije y seguro nunca sospechaste el momento en que verdaderamente dije Sí.

Después de nuestro primer paseo y una serie de adversidades, logramos conseguir un bus en medio de la noche. El cansancio te abatió y caíste dormido a mis piernas. Te miré y sentí una mezcla de amor y ternura que jamás antes había sentido. Pusiste a prueba tu templanza, paciencia y comprensión. Entonces supe que sólo a tu lado encontraría ese amor, apoyo, cariño y positivismo que esperaba. No queria a nadie más a mi lado.

Así como ese día, sé que no todo será felicidad. Hay días en los que el mundo me sonríe y otros en los que yo tengo que hacerle cosquillas y, lo mejor, es que ahora estás tú para sacarle una sonrisa más grande. No quiero un “felices para siempre”, porque no creo en ese tipo de cuentos. Quiero un “felices hoy” para saber que nuestra alegría es fruto de nuestro constante esfuerzo. Contigo y nuestro amor, no hay para qué esperar más.

imgres-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s