De amor y de casualidad

Hoy hace tres semanas descubrí que venías en camino. La verdad te esperaba, no sabes cuánto te esperaba, pero no creí que ese anhelo llegaría tan pronto. Me cogiste un poco desprevenida y asustada. Así es el milagro de la vida.

Cuando recibí “la carta” de tu llegada estaba escéptica y cuando vi la respuesta positiva, algo se estremeció en mí. Lloré de emoción, temor y nostalgia, tenía una confusión de sentimientos, pero al final siempre me hiciste muy feliz.

No sabía como decirle a tu papá de tu llegada, siempre se me ocurría algo y ese día no tenía alguna idea. Tan solo pude mostrarle tu carta, la leyó y no lo podía creer. De un minuto a otro, nos cambiaste la vida para bien.

Todavía no nos acostumbramos a la idea de que estás aquí junto a nosotros, aunque no te veamos. Tenemos muchas dudas y muchos asuntos por resolver, pero tú día a día nos impulsas a salir adelante.

No importa si nosotros te llamamos, si tu viniste porque tenías que venir, lo único certero es que eres la mezcla perfecta de AMOR Y CASUALIDAD.

Yes, she is

La cigüeña trae un paquete con lazo color rosa, que también puede ser morado, fucsia, amarillo… Las niñas no se hacen lío.

Cuando salga del paquetito, verás que tiene sus manitas más pequeñas que las de un varón, al igual que sus pies. Te darás cuenta que tiene unos ojos grandotes, casi como los tuyos y tendrá en la mirada ese brillo de inocencia y delicadeza, de singularidad femenina.

Cuando la tengas en tus brazos sentirás que es tan suave y un poco más delicada. Su llanto será algo agudo e imaginarás el tono suave de su voz para denominarte mamá. Entonces apretará con sus pequeñas fuerzas, uno de tus dedos y tu mente volará a los momentos en que también aplaste tu corazón con sus risas, sus caricias, sus travesuras, sus coloridos crayones, sus vestidos sucios, sus juguetes dañados; que a veces te harán reír y otras, morir de iras.

Pero ni bien se duerma, ya extrañarás sus balbuceos y querrás su compañía; esa que siempre estará cuando vayan a comprar su disfraz de princesa (Fiona) para su escuela, cuando jueguen a maquillarse o, suponte, le guste el fútbol… Las niñas son adaptables y no sólo eso; son tiernas, detallistas, alegres, decididas, luchadoras, etc. Creo que no estoy describiendo a una niña; sino a una parte de ti, porque heredará tus virtudes y ocurrencias.

Y aunque no sepamos cómo exactamente será, para los dos ya es nuestra niña bonita.