Tupananchiskama Cusco

Recuerdo la primera vez que nos vimos. Tu inconfundible arquitectura ocre resplandecía con el sol, dándome la bienvenida a una de las etapas más lindas de mi vida.

Sin duda, desde el primer momento me pareciste mágica. Cómo podías ser tan histórica  y cosmopolita a la vez, tan cálida y fría, tan cercana y desconocida.

En tus calles recordé la importancia de apreciar los detalles, de cuidar nuestro entorno y de valorar el tiempo, ese que no debe catalogarse como “hora peruana” y que vale bien la pena ser invertido para detenerse y saludar a los conocidos. 

Por tu acogida pude ampliar mi familia, conocer buenos y admirables amigos ye enseñaste a amar más mi profesión.

En nuestra convivencia, me presentaste muchos retos que antes no me hubiera sentido capaz de asumir, me diste alegrías y tristezas y.te convertiste en ese otro hogar al cual siempre quieres volver.

Esta mañana, el sol apareció por tus hermosas montañas, no para despedirse o dar por cerrado nuestro capítulo. Alegremente me dijiste: Tupananchiskama y te respondí lo más cercano que pude: Hasta volvernos a encontrar, hermoso Cusco.

Anuncios

Cusco: Mi pequeño París

Muchas personas asemejan a Cusco con Roma por ser también capital de un gran imperio. Hay quienes  la comparan con otras ciudades europeas o andinas, a mi me pasa a veces cuando extraño a Quito por sus calles angostas y empedradas. Y otros dirán que no hay un lugar igual en el mundo. Sin embargo, esta hermosa ciudad es mi pequeño Paris, que algún día espero conocer. 

Ambas ciudades son consideradas heroicas, porque desde ellas se gastaron hazañas libertarias de sus continentes. Tienen raíces de lucha que inspiran mis ideales de un mundo realmente democrático. 

Con la peatonalización de la Plaza de Armas de Cusco, esta se convirtió en un espacio tranquilo para andar y contemplar la belleza arquitectónica de la Catedral y la Iglesia de la Compañía. Ahora no hay excusa para sentarse a tomar una bebida en uno de los balcones coloniales que rodean esta majestuosidad (yo me veo como en un bistró).

Y qué decir de la calificación de París como ciudad del amor. Así como Carrie Bradshaw, en Sex and the City, decide ir a vivir a Paris con el amor de su vida (en ese momento), yo también lo hice y es por ello que todo el ambiente me huele a romanticismo: la lluvia en las calles, los atardeceres en los miradores, las bancas ocupadas en las plazas. 

Cusco tiene ese inexplicable aire (algo gélido) de misticismo, cultura, historia, belleza y variedad, tal como debe ocurrir en aquella ciudad europea; pero aquí, obviamente, con su toque andino y con el sello personal que cada uno le quiera poner.